Audi e-tron quattro: ¿qué secretos esconde este SUV eléctrico?

El Audi e-tron quattro está basado en el kit modular MLB Evo del Grupo Volkswagen. Se trata de una excelente plataforma para modelos de motor longitudinal, pero no tan eficiente a la hora de crear un eléctrico.

El resultado es que el e-tron adolece de cierto sobrepeso y un aprovechamiento del espacio mejorable. Rivales con plataformas de aluminio específicas, como el Jaguar I-Pace o el Tesla Model X, utilizan mejor el espacio y resultan un poco más ligeros.

Así es su sistema eléctrico

La batería está basada en celdas de tipo pouch de LG y 60 Ah de capacidad. La configuración es 108s4p –108 módulos conectados en serie, de cuatro celdas en paralelo; similar a la que emplea el Jaguar I-Pace–. La capacidad bruta es de 95 kWh, aunque la utilizable es de 87 kWh –todos los fabricantes se reservan en torno a un 10% de capacidad para la gestión de la batería–. Pesa 680 kilos, lo que se traduce en una densidad de energía de 140 Wh/kg –se sitúa en línea con la oferta actual de baterías– y utiliza un robusto chasis de aluminio que contribuye a un 27% de la rigidez del chasis.

Los motores son asíncronos, como los que utiliza Tesla en los Model S y X, de manera que no emplean imanes permanentes en el rotor. Resultan un poco más asequibles, aunque también son más pesados y voluminosos –el espacio no es problema en el e-tron–. En el modo boost de máximas prestaciones, estos motores pueden entregar un total de 406 CV durante 8 segundos o 360 CV durante hasta un minuto.

 



Fuente: https://www.autofacil.es/audi/e-tron/2019/03/20/audi-e-tron-quattro-secretos/49308.html

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario