Primera prueba de los BMW X4 M y M Competition

Como con el caso del X3, BMW ha puesto a la venta las dos versiones ms potentes y deportivas de la gama X4: los M y M Competition.

Además de ofrecer 510 CV en vez de 480 CV, el M Competition añade mejoras en equipamiento, estética y puesta a punto del chasis.

Así es el BMW X4 M

El X4 M y M Competition sigue siendo un SUV coupé de cinco puertas derivado del X3 con una carrocería de 4,75 metros de largo, sólo dos cm más que cualquier otro X4. El M cuenta con unos paragolpes delantero y trasero más musculosos, retrovisores exteriores específicos, alerón trasero, un escape deportivo y llantas de 20 pulgadas –de 21 en el caso del M Competition-.

Kia XCeed: dinamismo y tecnología en formato crossover

También mantiene sus 525 L de maletero así como unas plazas traseras cómodas para dos adultos, si bien ofrece un poco menos de altura que el X3. El puesto de conducción es también muy parecido al de otros X4, e idéntico al del X3 M. Así, emplea una instrumentación específica, el volante deportivo con las levas para el cambio y los dos botones M, que permiten memorizar otras tantas configuraciones a gusto del conductor.

Otros aspectos que delatan a esta versión son el botón de arranque en rojo, o los embellecedores en aluminio y carbono, además de los asientos deportivos, que aseguran un mejor agarre en curva sin que ello merme su comodidad. Están acabados en cuero y tienen reglajes eléctricos. Es fácil dar con nuestra postura ideal al volante y, aunque se va sentado un poco alto, no es un grave problema dado el carácter deportivo del coche.

El BMW X4 M en marcha

El X4 M emplea la misma mecánica que el X3 M. Así, cuenta con un motor de gasolina 3.0 biturbo con seis cilindros en línea con 480 CV y 600 Nm de par máximo. Va asociado a un cambio automático secuencial de ocho velocidades de convertidor de par y un sistema de tracción total que tiende a enviar más par al eje trasero para ofrecer un comportamiento más deportivo, algo en lo que también influye notablemente el diferencial activo que lleva en el eje trasero. Por otro lado, el chasis se ha reforzado convenientemente para aumentar la rigidez.

También se ha modificado la suspensión. Lógicamente, tiene unos tarados específicos y más deportivos, pero también incluye unos amortiguadores de dureza variable controlados electrónicamente. También hay modificaciones en la dirección y en los frenos, que emplean unos enormes frenos con discos de 395 mm en el eje delantero y núcleo de aluminio para disipar mejor el calor.

En marcha, el X4 M acelera tanto como se espera de su potencia, y sólo tarda 4,2 segundos en pasar de 0 a 100 km/h. El motor responde con mucha intensidad, sube de revoluciones con mucha facilidad y el cambio, que permite regular la rapidez con la que pasa de una marcha a otra, funciona a la perfección. El sonido del motor es bronco y deportivo y, aunque hay mucha diferencia comparado con otros X4, no llega a ser nunca molesto. De hecho, hasta suena poco en los modos más deportivos.

En cuanto a comportamiento, es llamativo lo deprisa que puede enlazar curvas este X4, pues es mucho más ágil de lo que uno espera de un modelo que pesa 2.045 kilos. Con la suspensión en la posición más blanda, es un coche razonablemente cómodo con el que se puede hacer cualquier viaje largo sin problema. Pero, en las más firmes, sorprende también por la elevada velocidad de paso por curva que alcanza, ayudado también por una dirección de desmultiplicación variable que resulta directa y muy precisa.

Por su parte, los frenos destacan porque detienen al coche con contundencia pero, sobre todo, porque pueden hacerlo muchas veces seguidas hasta que comienzan a aparecer síntomas de fatiga -nosotros no los hemos vivido en nuestra toma de contacto con el coche-.

El BMW X4 M vale de 111.900 euros. Es un precio elevado, pero razonable por las prestaciones que ofrece, además de las modificaciones de chasis y su mayor equipamiento de serie.

¿Y el X4 M Competition?

En realidad, el M Competition se podría definir como un pack prestacional y de equipamiento que se añade sobre el M. Se caracteriza por contar con algunos detalles estéticos diferentes –principalmente, cosas como la parrilla delantera o los escapes van pintados en negro- y con algo más de equipamiento, pero la principal diferencia está en ofrece 510 CV en vez 480 CV, Con ellos, el X4 M Competition acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos en vez de 4,2 y puede alcanzar 285 km/h en vez de 280, en caso de que se opte por el M Driver Package, que incluye la deslimitación de la velocidad máxima.

Comparado con el X4 M ‘normal’, y dadas las prestaciones que ya obtiene este último, es muy complicado recomendar la versión Competition por un tema puramente prestacional. Sin embargo, por exclusividad o equipamiento, puede no ser demasiado descabellado pagar 10.000 euros más por el Competition -121.900 euros en total-.

 




Fuente: https://www.autofacil.es/bmw/x4/2019/11/01/primera-prueba-bmw-x4-m/53114.html

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario