Prueba BMW 128ti 2020: algo ms que un nuevo rival para el VW Golf GTI

Amigos petrolheads, estamos de enhorabuena: BMW se ha sacado de la manga un compacto creado por y para entusiastas del motor. Se llama 128ti, se pondr a la venta en noviembre y nosotros hemos sido uno de los dos medios espaoles en probarlo.

Hace meses que los foros de Internet ardían a base de conjeturas: corría el rumor de que BMW estaba preparando un Serie 1 de corte deportivo, por debajo del M135i xDrive, que cubriría en parte el abismo existente en la gama de gasolina, ya que el siguiente escalón es el 118i de 140 CV.

Aunque este no es, en absoluto, el principal motivo de su creación. El 128ti, con 265 CV, es un regalo a los clientes más entusiastas de BMW, además de un rival de cuidado para el Volkswagen Golf GTI. Además, con él han recuperado un apellido que llevaba muchos años fuera de juego; en concreto, desde principios de siglo, cuando dejó de fabricarse el 323ti Compact. No obstante, dichas siglas serán siempre recordadas por el mítico 2002ti, no de los BMW más cotizados.

El 128ti no es ningún parche, es un coche creado por y para petrolheads. Lo entendí al compartir la cena previa a la prueba con Jos van As, vicepresidente de varias áreas dentro de BMW, entre ellas la de dinámica de conducción. Todo un ‘quemado’ de los coches que me hizo darme cuenta de que quizá me había quedado corto en mis predicciones sobre el 128ti.

A la mañana siguiente nos trasladan al centro de desarrollo que BMW tiene en Nürburg, Alemania. Te suena el nombre de la ciudad, ¿verdad? En efecto, nos encontramos a escasos kilómetros del acceso a la pista sagrada, uno de los grandes templos de la automoción, el Infierno Verde. Vamos a participar en un predrive, una prueba de conducción con unidades que aún no son de producción (aunque, es este caso, lo es casi al 90 %) que forma parte del proceso de desarrollo del coche. Todo un honor.

La jornada va a consistir en tres partes: una estática, en la que conoceremos diversos aspectos técnicos del coche, y dos dinámicas, una de conducción en carretera y otra en circuito. Y para esta última, me comunican una de las mejores noticias que he recibido en mi vida: vamos a disponer del Nordscheleife en exclusiva para nosotros. Pero no adelantemos acontecimientos.

Algunos aspectos técnicos: el 128ti tiene tracción al eje delantero con un diferencial autoblocante de tipo Torsen tarado al 31 % en aceleración y 26 % en retención. La dirección tiene una puesta a punto específica; en la explicación técnica nos comentan que no han querido hacerla excesivamente directa, sino que han buscado un punto de equilibrio.

En la parte inferior del chasis se han colocado diversos refuerzos orientados a aumentar la rigidez estructural. Y, por último, un aspecto que denota la filosofía del 128ti: los amortiguadores son de paso fijo, sin posibilidad de equipar unos de dureza variable. Lástima que no contemplen la posibilidad de ofrecer una caja de cambios manual (las dichosas emisiones tienen la culpa).

BMW 128ti: así va en carretera

Como suele ser habitual en este tipo de pruebas con unidades no de producción, el recorrido se realiza con la supervisión directa de un miembro del equipo de desarrollo. En la época pre Covid implicaba llevarlo en el asiento del pasajero pero, en la nueva realidad, hace de liebre en otro vehículo; en concreto, un imponente M2.

La verdad es que no tenía constancia de que existiesen carreteras de curvas tan maravillosas en los alrededores de Nürburg, y mucho menos que a escasos kilómetros hubiese un par de tramos de autopista sin límite de velocidad en los que, gracias al escaso tráfico, pude comprobar lo rápido que el 128ti alcanza su velocidad máxima (258 km/h según en velocímetro).

Hay dos aspectos que destacaría por encima del resto: el motor, por su empuje en toda la horquilla de revoluciones, y la dirección, extraordinariamente precisa. Estos dos elementos, junto con el diferencial autoblocante, hacen un trío muy bien avenido, que le pone las cosas fáciles al conductor (al menos sobre asfalto seco) y permiten un elevado grado de disfrute. En cuanto a la suspensión, el equilibrio también es muy bueno, no demasiado seca y ni excesivamante flexible. Al menos esa ha sido mi impresión con las llantas de 18″ calzadas con neumáticos Michelin Pilot Sport 4, que no vendrán de serie pero que podrán pedirse sin coste adicional.

Sobre estas ruedas no hay mucho que decir, salvo que ofrecen un agarre sensacional y que ponen la guinda a un coche muy bueno. ¿Mejor que un VW Golf GTI? Aún no podemos opinar sobre la octava generación, aunque sí sobre el GTI VII Performance, que a grandes rasgos es casi lo mismo. No cabe duda de que los 20 CV extra se notan, y mucho, y que el cambio Steptronic de ocho marchas no tiene nada que envidiar al DSG7 del Golf. Además, el Torsen del 128ti es claramente más efectivo que el VAQ, y sin resultar por ello demasiado brusco.

Nuevo BMW 128ti 2020: así va en el Nordscheleife

Tras un rato de descanso, llega el momento más esperado. Nos dirigimos a la entrada del Norsdscheleife, cuya puerta está cerrada a la espera de nuestra llegada. Impresiona ver el parking prácticamente vacío, cuando lo normal es que sea un hervidero de coches de todo tipo y condición; tan sólo tres entusiastas venidos de Francia que abandonan la pista justo antes de nuestra llegada.

Me coloco a la estela del M2 conducido por Andreas, quien también fue mi liebre en la prueba en carretera. Me pregunta por mi experiencia en el Ring (que es de apenas una decena de vueltas) y le comento la extraordinaria dificultad de memorizar las cientos de curvas repaertidas en los casi 21 kilómetros. Él me comenta que acumula 125 vueltas€ sólo en los que va de 2020. Imposible tener mejor guía.

La primera de las dos vueltas (sí, algo malo tenía que haber) me sirve para tomar contacto con la pista e ir aumentando la exigencia al coche. Las sensaciones, no obstante, son muy similares; por ejemplo, el efecto del diferencial autoblocante de aprecia a la salida de las curvas lentas, aunque la buena puesta a punto del chasis y, por qué no decirlo, un motor potente pero no explosivo, hacen que pase bastante desapercibida. También aprovecho para castigar un poco más los frenos y en ningún momento aprecio una reducción de su eficacia, y eso que apenas han descansado en la última hora y media.

Siempre he dicho que, si tuviese que elegir un coche de calle para hacer un viaje al Ring y rodar unas cuantas vueltas, sería un VW Golf GTI, por su excelente equilibrio entre comodidad y deportividad. Ahora no lo tengo tan claro, porque el 128ti aporta lo mismo con un plus de potencia, una mejor capacidad de tracción y una dirección todavía más precisa. Ahora sólo tenemos que esperar a que BMW comunique su precio y esperemos que puedan ajustarlo al máximo, ya que a buen seguro estará por encima de los poco más de 42.000 euros que Volkswagen pide por el Golf 8 GTI. Antes de final de año tendremos la respuesta.

 



Fuente: https://www.autofacil.es/bmw/serie-1/2020/09/24/probamos-bmw-128ti-nuevo-rival/58531.html

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario