Prueba del BMW 330e, el Serie 3 hbrido enchufable

El nuevo BMW Serie 3 ya dispone de una versión híbrida enchufable entre su oferta mecánica. Se llama 330e y presenta unos cuantos argumentos que le convierten en el Serie 3 más completo de la gama.

En lo que a tecnologías y combustibles alternativos se refiere, BMW apuesta firmemente por los eléctricos con su gama ‘i’. Sin embargo, la única tecnología que aporta lo mejor de dos mundos tan lejanos como el de los coches eléctricos y los de combustión, es la de los híbridos enchufables, que además queda al alcance de más bolsillos. BMW cuenta con varios modelos de este tipo dentro de su gama ‘e’, y el último en incorporarse es el nuevo 330e, basado en la recientemente presentada séptima generación del Serie 3.

¿Por qué Kia apuesta por los coches híbridos y eléctricos?

A grandes rasgos, la particularidad del 330e respecto al 330i de gasolina del que deriva es que combina su motor 2.0 turbo de gasolina de 184 CV con otro eléctrico de 113 CV, y que además este último se alimenta por unas baterías que se recargan tanto en las frenadas como por medio de un enchufe, ya sea convencional -en menos de 4,5 horas-, o a través de uno de alta velocidad encastrado en una wallbox -2,5 horas-.

La asociación de ambos propulsores origina una potencia conjunta de 252 CV que pasan a ser 292 CV si activas la función Xtraboost, para lo cual has de acelerar a fondo o pulsar la tecla Sport. Además, respecto al antiguo 330e, el paquete de baterías de ión-litio ve incrementada su capacidad de 7,6 a 12 kWh, y en consecuencia la autonomía eléctrica oficial es de entre 51 y 59 km.

En cuanto a sus modos de conducción, el abanico varía respecto al que ofrece un Serie 3 normal. En el 330e son tres: Híbrido -se subdivide en estándar y Eco Pro-, Eléctrico -la velocidad se limita a 140 km/h- y Sport, estos dos últimos configurables a través del programa Individual. Y, al igual que en muchos otros híbridos enchufables, hay una función que permite programar el porcentaje de batería quieres preservar para usar con posterioridad.

Por otro lado, lo principal que distingue a este 330e respecto al resto de la gama es la toma de carga, que se ubica en la aleta delantera izquierda tras una tapa de plástico. Y, a diferencia de su antecesor, el 330e también se ofrecerá en versión familiar Touring, la cual llegará en verano de 2020.

Dentro, las diferencias con el resto de la gama Serie 3 son más bien pocas. Hay un cockpit virtual específico cuya visualización varía en función del modo de conducción seleccionado. Además, el túnel central cuenta con algunos botones relativos al sistema híbrido. Como parte negativa cabe destacar la reducción de espacio que acarrea el sistema híbrido, siendo el maletero el principal damnificado: su capacidad decrece de 480 a 375 litros debido a que el piso del mismo queda algunos centímetros más alto.

En marcha, demuestra tener mucho sentido

La batería de 12 kWh de capacidad permite recorrer, en condiciones reales, unos 50 km en eléctrico, suficiente para la mayoría de desplazamientos cotidianos. Es por eso por lo que la cifra de consumo homologada es anormalmente baja -1,6 L/100 km-, ya que se mide con la batería cargada a tope.

Y, aunque en condiciones reales nunca será posible lograrla, sí que es fácil obtener un consumo de aproximadamente 3,5 L/100 km en los primeros 100 km, lo cual es un valor excelente. Ese consumo asciende a unos 6,0 L/100 km cuando la batería está descargada, lo cual también está muy bien si tenemos en cuenta las prestaciones de este coche, que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 5,8 segundos.

En lo referente al chasis, el sistema híbrido eleva el peso en 195 kg respecto al 330i de gasolina. Sin embargo, el 330e es sólo un poco menos ágil, por lo que las impresiones obtenidas en el Serie 3 normal son válidas, ya que la única diferencia realmente apreciable es una instantaneidad levemente menor a la hora de cambiar de dirección en conducción deportiva.

  • Lo mejor: Buena autonomía eléctrica, etiqueta 0, calidad general.
  • Lo peor: Las baterías reducen el maletero a 375 litros de capacidad.

Versión probada: BMW 330e

Motor 4 cilindros, 1.998 cc, 4 válvulas por cilindro + propulsor eléctrico
Potencia 252 CV -292 CV durante 10 segundos-
Par 420 Nm
Largo / ancho / alto 4,70 m / 1,82 m / 1,44 m
Velocidad máxima 230 km/h
0-100 km/h 5,9 segundos
Consumo mixto 1,6 l/100 km
Emisiones CO2 39 g/km
Maletero 375 litros
Peso 1.740 kg
Cambio Automático, 8 velocidades
Tracción Trasera

 




Fuente: https://www.autofacil.es/bmw/serie-3/2019/08/14/prueba-bmw-330e-serie-3/51792.html

Deja un comentario