Estos son los mejores motores del mundo

Los Premios Internacionales Motor de Año distinguen a los mejores propulsores del mundo, en base a sus prestaciones, eficiencia y nivel tecnológico.

En esta ocasión, el motor 3.9 V8 biturbo de Ferrari ha vuelto a hacerse con la victoria absoluta, mientras que el sistema propulsor eléctrico del Jaguar I-Pace ha supuesto la máxima sorpresa, alzándose con la victoria en tres categorías.

Además, también han resultado elegidos ganadores motores de Audi, BMW, Ford, Jaguar, Mercedes, y Porsche.

Qué categorías existen

Lo primero que debes saber es que, este año, la mecánica de los premios ha sufrido un gran cambio para adaptarlos a realidad cada vez más compleja de los sistemas de propulsión. Y de hecho, el propio nombre de los premios ha cambiado, pasando de denominarse ‘Premios Internacionales Motor del Año’ a recibir el título oficial de «Premios Internacionales Motor y Sistema de Propulsión del Año» (o, en inglés, International Engine + Powertrain of the Year Awards).

Además del nombre, también han cambiado las categorías en las que se encuadran los premiados. Durante las primeras 19 ediciones de los premios, estos se repartían en función de la cilindrada. Así, había un premio para el mejor motor de menos de 1.0 litros, otro para el mejor de entre 1.0 y 1.4, etc. Para dar respuesta a la llegada de los primeros eléctricos, se creó una categoría eléctrica específica. Sin embargo, la generalización de los modelos híbridos, enchufables y eléctricos fue privando progresivamente de sentido a esa segmentación.

Los mejores motores de la historia

El nuevo sistema es tecnológicamente neutro, estando las categorías basadas exclusivamente en escalones de potencia. Existen siete escalones (menos de 150 CV, de 150 CV a 250 CV, etc) , que cubren todo el espectro de potencias posibles.

Además, siguen existiendo categorías especiales. En concreto se trata de cuatro: mejor híbrido, mejor eléctrico, mejor nuevo propulsor (puesto a la venta entre junio de 2018 y junio de 2019) y mejor propulsor deportivo.

De entre los ganadores de las siete categorías de potencia, se elige un ganador absoluto, que se hace con el ‘Premio Internacional al Motor del Año».

Finalmente, debes saber que Autofácil participa en estos premios representada por el único jurado español, su jefe técnico Álvaro Sauras. Por eso, hemos decidido añadir nuestra opinión sobre el resultado junto a la reseña del campeón en cada categoría, así como desvelar cuál era nuestra apuesta ganadora y los motivos que la justificaban.

Menos de 150 CV: Ford 1.0 Ecoboost

Quien piensa que el downsizing fue una moda inútil y pasajera, pasa por alto los grandes motores que se enfrentan en esta categoría. La mayor parte son pequeñas miniaturas capaces de funcionar con una suavidad, y de entregar cifras de par y potencia, totalmente impropias de su pequeña cilindrada.

El pequeño motor turbo de tres cilindros y 999 cc de Ford se hace con su primer galardón bajo el nuevo sistema de categorías, que se suma a los 10 galardones que ya acumuló en los con los que consiguió hacerse en los pasados ocho años.

Para ganar en esta categoría, el 1.0 Ecoboost ha tenido que imponerse a nada menos que 73 rivales, incluido el brillante 1.2 Puretech de PSA, el 1.5 tricilíndrico de BMW o la versión dotada de un motor de 1.8 litros del Hybrid Synergy Drive de Toyota.

Aunque su principal victoria consiste en superar a los puntos al ganador del año pasado: el tricilíndrico de 1.0 L del Grupo Volkswagen y su rival directo.

El 1.0 Ecoboost es un perro viejo, pero Ford no deja de actualizarlo. La última mejora que ha recibido es un sistema de desactivación de un cilindro. Este dispositivo, desarrollado por Ford en colaboración con Schaeffler, es capaz de activar o desactivar el cilindro central, realizando la maniobra en sólo 14 milisegundos, lo que permite al pequeño Ecoboost circular en dos cilindros hasta a 4.500 rpm, reduciendo el consumo de combustible hasta en un 6%.

La opinión de Autofácil

En Autofácil también apoyamos decididamente a este propulsor. Nos parece un ganador por sus bajas vibraciones, sus buenas prestaciones y su habilidad para propulsar con dignidad y brillantez coches tan diversos como un Ford Fiesta o un Ford Mondeo. El único reproche que podemos hacerle es que nos gustaría que gastara un poco menos cuando ‘se le aprietan las tuercas’. Por ese motivo pensamos que el 1.2 Puretech de PSA es una alternativa prácticamente igual de buena.

Entre 150 CV y 250 CV: Audi 2.0 TFSI

Una de las consecuencias del nuevo sistema de categorías es que permite hacer justicia a algunos propulsores que hasta ahora vivían a la sombra de motores dotados de una inmensa potencia específica… y que se hacía con el galardón a pesar de no destacar demasiado en atributos como su amplia implantación, su coste asequible, su enorme versatilidad y su terrible fiabilidad.

Por eso debemos recibir con un ensordecedor aplauso al impresionante 2.0 TFSI de Audi. Está presente en todas las marcas del grupo Volkswagen, y propulsa nada menos que 27 modelos diferentes, que van desde el Audi A1 y hasta el Volkswagen Atlas.

Es un motor que cuenta con todo tipo de tecnologías, desde un colector de escape integrado a doble inyección (directa e indirecta) y desde un turbo con una wastegate con mando eléctrico a un sistema de distribución y alzada de válvulas variable.

Puede que algunos le consideren un ‘chico para todo’, pero de entre los chicos capaces de propulsar una amplia variedad de modelos, es sin duda el mejor del mundo.

La opinión de Autofácil

En Autofácil no podemos estar más de acuerdo con esta victoria. El 2.0 TFSI nunca defrauda… y, en las aplicaciones más rabiosamente deportivas (como por ejemplo en el Seat León Cupra R, una variante que técnicamente no puntúa para esta categoría por ofrecer 300 CV) brilla con una luz cegadora.

Entre 250 y 350 CV: Porsche 2.5 Turbo

Nacido como una versión de cuatro cilindros del motor 3.0 bóxer que propulsa a los actuales 911, el 2.5 bóxer que mueve a los 718 Cayman S y Boxster S representa una fusión curiosa de conceptos.

Motor del Año 2018: estos fueron los ganadores

Con 350 CV de potencia y un turbo de geometría variable, se trata de un motor soberbio. Aunque, por otra parte, su complejo sistema de escape y el hecho de contar con cuatro cilindros no le convierte en el mejor exponente de motor bóxer del mundo: sus hermanos de seis cilindros respiran y suenan mucho mejor.

Sin embargo, gracias a las nuevas categorías basadas en potencias, el 2.5 de Porsche ya no compite contra con sus hermanos mayores… y se ha alzado con una merecidísima corona. ¡Enhorabuena!

Entre 350 y 450 CV: Jaguar I-Pace

Haber elaborado el nuevo reglamento de estos premios sobre la clara premisa de la neutralidad tecnológica abre la puerta a que sucedan cosas maravillosas, como por ejemplo que los propulsores eléctricos dejen de estar confinados a la categoría de vehículos eléctricos y ganen terreno y protagonismo en el resto de categorías de estos galardones.

La victoria en esta categoría es para el tren motriz del Jaguar I-Pace. Se trata de un coche eléctrico alimentado por baterías. Está dotado de un battery pack capaz de almacenar 84,7 kWh de energía utilizable (90 kWh de capacidad bruta), y de dos motores de imanes permanentes de 200 CV de potencia cada uno. La potencia máxima es de 400 CV, mientras que el par máximo combinado es de 696 Nm. A pesar de que el peso homologado del I-Pace supera las 2,2 toneladas, este sistema de propulsión le permite pasar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, además de proporcionarle una excelente motricidad fuera del asfalto.

Además, la planta motriz del I-Pace se ha alzado también con el Premio al Mejor Propulsor Eléctrico, desbancando a Tesla en esa categoría por primera vez en la historia, y con el Premio al Mejor Nuevo Motor.

Esta ha sido la victoria más ajustada de toda la historia de los premios. Jaguar ha obtenido 191 puntos… frente a los 190 puntos del propulsor 3.0 bóxer biturbo de las diversas variantes del Porsche 911.

La opinión de Autofácil

Por parte de Autofácil, debemos confesar dos cosas. La primera es que nuestro nominado como ganador de esta categoría era el 3.0 de seis cilindros y doble turbo que anima a las distintas versiones de los BMW M3 y M4, y más concretamente al M4 CSL, una variante en la que incorpora incluso inyección de agua. Nos parece un motor que va más allá de lo virtuoso, para entrar en el territorio de lo legendario. Es potente, afilado, temperamental e indómito… pero, a pesar de estos atributos, ha quedado clasificado en tercera posición, con 137 puntos.

La segunda es que nuestro paladín para la victoria en la categoría del mejor propulsor eléctrico era la planta motriz del Tesla Model 3, y por varios motivos. Su batería ofrece la máxima densidad energética. Sus dos motores ofrecen hasta 461 CV de potencia. Y su electrónica basada en carburo de silicio es más eficiente que ninguna otra… permitiendo al Model 3 ofrecer hasta 150 km más de autonomía que cualquiera de sus rivales.

Entre 450 y 550 CV: Mercedes-AMG 4.0 V8 Biturbo

La victoria del motor M178 de Mercedes en esta categoría era del todo inevitable. Es, con la sola excepción del Ferrari 3.9 V8, el mejor motor V8 de la actualidad, y nos deja boquiabiertos en todas y cada una de sus aplicaciones.

El hecho de que se pueda disfrutar de versiones con cárter seco (en el AMG GT), así como de que sea capaz de ofrecer hasta 639 CV de potencia en la iteración que propulsa al AMG GT de cuatro puertas (aunque, técnicamente, esta versión que cae fuera de esta categoría de potencia) es deslumbrante.

La opinión de Autofácil

En Autofácil, teníamos el corazón partido. El propulsor 4.4 V8 de BMW ofrece unas prestaciones abrumadoras, especialmente en la zona alta del cuentavueltas. Pero la ubicuidad del propulsor de Mercedes, la variedad de variantes y el rendimiento espectacular a medio régimen acabaron por inclinar la balanza hacia el motor de AMG.

¡Larga vida al 4.0 V8 M176 de Mercedes Benz-AMG!, ya sea montado en un Clase E, un AMG GT, un Clase G, un Aston Martin Vantage o un DB11.

Entre 450 y 550 CV: Ferrari 3.9 V8 Biturbo

Adivinar qué motor iba a ganar en esta categoría era una misión casi imposible. La lista de candidatos es espectacular. Audi, BMW, Lamborghini, Porsche… En esta horquilla de potencia se enfrentan lo mejor de cada casa: las tecnologías más dispares y todo tipo de arquitecturas, desde un bóxer de seis cilindros a mecánicas V8 y V10.

Al final, el ganador ha sido el motor 3.9 V8 biturbo que propulsa a los Ferrari Portofino y GTC4 Lusso T. Se trata básicamente de una versión downgraded del motor del Ferrari 488, a pesar de lo cual es capaz de entregar nada menos que 600 CV a 7.500 rpm, convirtiéndose en uno de los pocos motores turbo de giro rápido del mundo.

La opinión de Autofácil

Para Autofácil, esta ha sido la categoría más difícil de votar. Por un lado, una de las normas de los premios recomienda que no se vote a motores que no se hayan probado en primera persona… y aún no hemos tenido ocasión de ponernos a los mandos de ninguno de los dos motores.

Por otro, nuestro corazón se encontraba dividido entre la pasión, representada por el motor 3.8 biturbo del Porsche 911 GT2 RS, y la razón, cristalizada en las versiones más potentes del M176 4.0 V8 de Mercedes-AMG.

Conscientes de que nada nos parecería más injusto que la posibilidad de que el 4.0 V8 biturbo de Mercedes-AMG saliera de estos premios sin un galardón (y también en estricta aplicación de la razón), decidimos hacer algo tan insólito como volver a poner a poner todas nuestra fichas en la casilla del M176 4.0 V8 de Mercedes. En esta categoría, la apuesta nos ha salido mal. El M176 ha quedado en tercera posición, un punto por detrás del motor 3.8 biturbo de Porsche, y muy por detrás del motor de Ferrari, que ha cosechado 308 puntos.

Pero ese es el propósito de que el panel esté integrado por muchos y prestigiosos jurados: sumar conocimiento para llegar al veredicto final más justo… y ese es que el 3.9 V8 de Ferrari debe alzarse con los laureles. No nos cabe duda de que es la decisión más sabia. Enhorabuena a Ferrari.

Más de 650 CV: Ferrari 3.9 V8 Biturbo

Ponerle un turbo a un motor suele traducirse en atarle al tobillo un grillete unido a una pesada bola consistente en defectos como retraso en la respuesta, pérdida de filo en el tacto del acelerador, supresión casi completa de las cualidades musicales y, sobre todo, la imposición de un límite relativamente bajo en su régimen de giro.

Existen motores turbo que hacen bien una o dos de esas cosas. Pero no existe ninguno que haga todas bien. Con una excepción: el 3.9 V8 Biturbo que propulsa al Ferrari 488 Pista.

La opinión de Autofácil

En Autofácil, hemos tenido la oportunidad de experimentar este motor en todas sus variantes: el 488 GTB, el 488 Spider y el 488 Pista. El resultado siempre ha sido similar: absolutamente deslumbrante.

Las frías cifras hacen honor a propulsores como el 1.0 Ecoboost de Ford, el 2.0 TFSI de Audi o el 4.0 V8 de Mercedes. Pero con el motor del FErrari 488 Pista no ocurre eso. Es glorioso desde que se arranca y hasta que entrega su potencia máxima de 720 CV a 8.000 rpm. Es brutal y visceral desde que alcanza los 770 Nm de par máximo a 3.000 rpm. Es capaz de rivalizar con su hermano, el 6.5 V12 atmosférico del 812 Superfast… y de conseguir que sus rivales de Porsche, Lamborghini o McLaren resulten toscos en comparación.

Por todo lo anterior, tampoco resulta extraño que este propulsor también se haya alzado con el galardón al Mejor Motor Deportivo.

Premios Especiales

Tal y como hemos comentado, el Jaguar I-Pace se ha hecho con el premio a la mejor planta motriz eléctrica y el premio al mejor nuevo motor, mientras que el Ferrari 3.9 V8 del Ferrari 488 Pista se ha hecho con el galardón al mejor motor deportivo. Además, el BMW i8 y su combinación de motor trasero 1.5 turbo conectado a una caja de seis velocidades y motor delantero eléctrico dotado de dos velocidades se ha alzado con el galardón al mejor propulsor híbrido.

Ganador absoluto

Los ganadores de las siete categorías de potencia han pasado a la ronda final, en la que se han enfrentado para obtener la corona de estos premios; el máximo galardón. El Premio Internacional al Mejor Motor y Propulsor del Mundo en el año 2019.

El ganador absoluto ha sido Ferrari, con el 3.9 V8 Biturbo del 488 Pista.

Los segundos y tercer clasificados han sido el sistema propulsor del Jaguar I-Pace y el motor 4.0 V8 de Mercedes AMG.

¡Nuestra más sincera enhorabuena a todos los premiados!

 




Fuente: https://www.autofacil.es/ferrari/2019/05/22/son-mejores-motores-mundo/50356.html

Deja un comentario