Ford Bronco I: Todoterreno purasangre

Este todoterreno, con nombre de caballo sin domesticar, fue uno de los Ford ms populares durante tres dcadas.

El término «Bronco» es usado en Estados Unidos y México para designar a los caballos que no han sido domesticados –como los utilizados en los típicos rodeos americanos– y también fue el nombre con el que Ford bautizó a su todoterreno más popular, a la venta entre 1966 y 1995.

La idea de crear un todoterreno como el Bronco, que compitiera con el Jeep CJ5 o el International Scout, partió de los despachos de Donald N. Frey y Lee Iacocca, los mismos responsables del nacimiento del Mustang. Aunque, si en el caso del turismo, éste se basaba en el modelo Falcon, el todoterreno partía de cero. Bueno, no exactamente, porque Paul G. Axelrad –el ingeniero responsable de su diseño– decidió utilizar los ejes y los frenos del pick up F-100 de tracción total, aunque incorporando unos brazos longitudinales y una estabilizadora que permitía colocar muelles, en lugar de las típicas ballestas, lo cual resultada muy avanzado para la época.

¿Por qué Kia apuesta por los coches híbridos y eléctricos?

La primera mecánica que se incorporó al Bronco fue un bloque de seis cilindros y 2,8 litros –de gasolina, por supuesto– que rendía 105 CV. Posteriormente, incorporó motores V8 de 200 CV y diferenciales de deslizamiento limitado delante y detrás.

Cuando salió a la venta, se ofrecía en carrocería cerrada, pick up y roadster, aunque esta última desapareció pronto de los catálogos y la pick up lo hizo unos años después, de manera que solo se mantuvo la versión Wagon, siempre en dos puertas, eso sí.

El Ford Bronco se renovó tarde

Según los planes iniciales de Ford, el Bronco debería renovarse en 1973, más aún teniendo en cuenta que el Chevrolet Blazer –aparecido en 1969, con una línea más moderna y un tamaño mayor– le estaba robando un buen número de ventas al 4×4 de Ford. Pero la drástica normativa anticontaminación implantada en EE.UU. y la crisis del petróleo hicieron que en Ford «estiraran» la vida del Bronco hasta 1977. Ese año apareció el modelo renovado, basado en el F-100 de 1973 –con el que compartía muchos componentes– y con un tamaño más cercano al del Blazer.

El modelo había sido diseñado a principios de los 70, por lo que cuando llegó al mercado ya estaba desactualizado y su vida comercial fue de solo dos años y, en 1980, vio la luz la tercera generación del Bronco, basada en su antecesor aunque con algunas novedades tecnológicas como la introducción de la inyección de combustible para algunas versiones y la adopción de la suspensión independiente de dobles trapecios en el eje delantero. La inyección electrónica de combustible se generalizaría en toda la gama con la cuarta generación –aparecida en 1987– que se mantuvo vigente hasta que, en 1992, llegó la última entrega del Bronco, cuya producción cesaría el 12 de junio de 1996.

Pieza de colección

El Ford Bronco de la primera generación –1966-1977– es un modelo muy codiciado por los coleccionistas y aficionados al 4×4 por su imagen y fiabilidad mecánica. Lo mismo ocurre con los de la segunda generación, aunque estos son valorados por lo raro que resulta encontrarlos, dado que solo se fabricaron durante dos años. La unidad que ilustra este artículo es un modelo de 1973 –de la primera generación– equipada con motor V8 de 200 CV y fue subastado por 13.750 dólares –11.253 euros– y actualmente se encuentra en Texas (EE.UU.).

Los otros Bronco de la historia

  • 1978-1979. Basado en el pick up F-100 de 1973, llegó varios años tarde y con la vista puesta en el Chevrolet Blazer, un modelo algo más grande que era el gran bestseller de la época.

  • 1980-1986. El rediseño se realizó junto con el del pick up F-Series y como novedades más importantes incluía la adopción de la suspensión independiente delante y la inyección electrónica.

  • 1987-1991. El Bronco Mk IV presentaba un chasis y una transmisión totalmente nuevas, ya que hasta entonces eran compartidos con el F-150. Esta generación también se fabricó en Venezuela.

  • 1992-1996. La última entrega incluía importantes mejoras de seguridad –chasis deformable, airbags…– y el techo trasero dejaba de ser desmontable. Su sustituto fue el Ford Expedition.

  • 2004. Durante el Salón de Detroit de 2004, Ford presentó un concept que recuperaba el nombre y el aspecto del modelo original. El proyecto, finalmente, no tuvo continuidad.



Fuente: https://www.autofacil.es/clasicos/2012/10/23/ford-bronco-i-todoterreno-purasangre/11383.html

Deja un comentario