Ford Ranger Raptor 2019: el pick up más bestia

Si te gusta el mundo del todoterreno, conocerás de sobra al Ford Ranger Raptor F-150, uno de los pick up de producción más apasionantes del mundo; no en vano, su chasis incluye diversos elementos propios de la competición.

Ahora, el apellido Raptor llega al Ranger, al que podemos calificar como una versión del F-150 adaptada a los gustos, limitaciones y necesidades europeas.

Si nos ceñimos a nuestro mercado, no hay nada comparable al Ranger Raptor en el segmento de los pick up. El Nissan Navara AT32 tiene unas capacidades 4×4 superiores, ya que equipa un bloqueo del diferencial delantero; pero no es un modelo estrictamente de serie, sino que se trata de una preparación por parte del especialista Arctic Trucks.

Entonces, ¿qué tiene el Ranger Raptor para ser tan especial? Muchas cosas, aunque entre ellas sobresale la suspensión, que incluye unos amortiguadores de la marca Fox, especializada en competición. Además, respecto al resto de la gama Ranger, las ballestas del eje trasero han sido reemplazadas por muelles e incluye unos neumáticos –BF Goodrich All-Terrain T/A KO2 en medida 285/70 R17- indicadas para un uso todoterreno extremo.

Ford Ranger Raptor: así es por fuera y por dentro

Ford Ranger Raptor

El Ranger Raptor presenta otras muchas diferencias respecto al Ranger convencional. La parrilla es diferente, muy similar a la empleada en el F-150 Raptor.

Los paragolpes son específicos e incrementan la longitud gasta los 5,4 metros, que le sitúan como el más largo del segmento. Más llamativa aún resulta la anchura, que debido a los nuevos pasos de rueda crece 17 centímetros, hasta alcanzar los 2,03 metros.

La altura del Raptor también ha aumentado considerablemente -5,2 cm, hasta alcanzar los 1,87 m-, debido en parte a la mayor altura de la suspensión y a las ruedas, unas  El espacio libre al suelo es excepcional, con 283 milímetros -51 mm más que un Ranger convencional-, mientras que los ángulos todoterreno son buenos para tratarse de un pick-up, que siempre está limitado por una generosa distancia entre ejes y un gran voladizo trasero.

Ford Ranger Raptor

En el habitáculo del Ranger Raptor no hay grandes cambios, al menos, que estén a la vista.

El volante tiene una marca de color rojo en la parte superior para indicar que está recto -es algo habitual en los coches de competición- y lleva inscrito el nombre del modelo en la parte inferior, además de contar con levas para un uso manual-secuencial del cambio automático.

Los asientos proporcionan más sujeción lateral, tienen una estructura reforzada y están grabados con la denominación Raptor en el respaldo. Por último, la habitabilidad es muy buena en las plazas delanteras y normal en las traseras; un Volkswagen Amarok es mejor en este sentido.

Ford Ranger Raptor: así va

El Ford Ranger Raptor está a medio camino entre un buen pick up y un modelo de competición.

Sobre asfalto seco transmite una gran sensación de seguridad pese a montar unos neumáticos orientados a un uso intensivo fuera de carretera. La carrocería inclina poco y, gracias de un eje posterior más evolucionado, sus reacciones al límite son más previsibles que en un Ranger convencional.

Ahora bien, conforme peor esté el asfalto o la pista por la que se circule, más se aprecia la calidad de los materiales empleados en el Raptor.

Los amortiguadores lo absorben absolutamente todo y se puede circular por pistas en mal estado a un ritmo muy alto comos si fuese por una autopista, tal y como comprobamos en la presentación internacional celebrada en Marruecos.

Ford Ranger Raptor

Sobre terrenos pedregosos, el Ford Ranger Raptor también se mueve con mucha fluidez gracias a la generosa altura libre. A esto hay que sumar que existe la posibilidad de adaptar la electrónica y la respuesta del motor al tipo de conducción o al terreno por el que se vaya a circular.

Hay dos modos enfocados a asfalto –Normal y Sport-, y tres para fuera de carretera –hierba/gravilla/nieve, barro/arena y rocas-.

Adicionalmente y en exclusiva para esta versión, existe una sexta posibilidad conocida como Baja, como homenaje a una famosa competición que se celebra en Estados Unidos, que permite obtener el máximo rendimiento sobre pistas amplias.

Desde el punto de vista mecánico, el Ford Ranger Raptor se ofrece con una única motorización, un diésel biturbo 2.0 EcoBlue de cuatro cilindros con 213 CV y 500 Nm de par que también se utilizará en el resto de la gama Ranger.

Está unido a una caja de cambios automática de diez velocidades, ya empleada en el Mustang y el F-150.

En líneas general, el conjunto es satisfactorio: la transmisión funciona bien y el motor tiene fuerza en toda la gama de revoluciones, aunque dado el planteamiento tan extremo del Raptor, no hubiese estado mal un propulsor más potente.

Ficha técnica del Ford Ranger Raptor

Motor Diésel, biturbo, 4 cilindros, 1.996 cc
Potencia máx. 213 CV (157 kW) a 3.750 rpm
Par máximo 500 Nm de 1.750 a 2.000 rpm
Cambio Automática de diez velocidades
Tracción Trasero o a las cuatro ruedas, reductora
Suspensión del./tras. Independiente / eje rígido
Dimensiones 5.398 / 2.028 / 1.873 mm
Peso 2.510 kg
Neumáticos 285/70 R17
Velocidad máx. 170 km/h
0-100 km/h 10,5 s
Consumo combinado (NEDC) 8,9 L/100 km

Deja un comentario