Prueba Ford Puma ST 2020: un deportivo en formato SUV

El Ford Puma es un SUV urbano desarrollado sobre la base del Fiesta, y su versin ST cuenta con toda la mecnica del excelente Fiesta ST de 200 CV… y algn secretillo ms.

El Ford Puma es un SUV de cinco puertas y 4,22 metros de largo. Es rival directo de modelos como el Hyundai Kona, el Seat Arona, el Peugeot 2008, el Volkswagen T-Cross… Sin embargo, esta variante deportiva ST no tiene ningún rival directo como tal. Quizá lo más parecido sea un Audi SQ2, pero tiene 300 CV, tracción total y es mucho más caro: 52.600 euros. El ST está a la venta por 31.877 euros, que son 4.518 euros más que el Fiesta ST.

El Puma ST cuenta con un motor de tres cilindros y 1,5 litros turbo de gasolina que desarrolla 200 CV y 320 Nm de par. Sólo se puede adquirir con cambio manual de seis marchas y tracción delantera, si bien existe un pack opcional denominado Performance que, por 1.000 euros, añade un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado y un control de salida Launch Control.

Ford Puma 2021: te presentamos el motor de 95 CV y su acabado de acceso Trend

En cuanto al chasis, el Ford Puma ST cuenta con importantes modificaciones, siendo la más importante la incorporación de una barra estabilizadora de 28 mm en el eje trasero que no tiene ningún otro Puma. Además, la estabilizadora delantera es más gruesa que en sus hermanos de gama (tiene 24 mm de diámetro) y el eje de torsión que da forma al esquema de suspensión trasera es un 50% más firme.

También cuenta con amortiguadores y muelles más firmes, una dirección más rápida (con apenas dos vueltas de volante entre topes) y un equipo de frenos con discos de mayor tamaño (de 325 mm de diámetro delante y 271 mm detrás). Por último, de serie lleva una llantas de 19 pulgadas con neumáticos Michelin Pilot Sport 4S, un excelente neumático de corte deportivo que nos gusta especialmente por su agarre, progresividad y buen tacto.

El Puma ST cuenta con cuatro modos de conducción: Eco, Normal, Sport y Circuito. Se seleccionan a través de dos botones que hay en el volante, si bien uno de ellos, denominado S, conecta directamente el modo Sport sin tener que pasar por los demás. Dependiendo del modo seleccionado, varían la dureza de la dirección, la respuesta del acelerador, el sonido del escape y el funcionamiento de los controles de tracción y estabilidad, que en el modo Circuito se desactivan casi por completo.

Ford Puma ST 2020: ¿cómo va en marcha?

El Puma ST es un SUV de clara vocación deportiva. Lo es porque su motor ofrece una respuesta intensa y contundente acorde con lo que uno espera de sus 200 CV. Es un coche que tarda 6,7 segundos en pasar de 0 a 100 km/h, con una respuesta inmediata e intensa desde medio régimen que pronto te hacen olvidar que se trata de un motor pequeñito, se sólo 1.5 litros y tres cilindros. Tiene un sonido peculiar, típico de un motor con esta configuración, pero el sonido procedente de la admisión y los leves petardeos del escape en el modo Sport y Circuito le aportan un logrado plus de deportividad.

Como decía más arriba, sólo se vende con cambio manual de seis machas, y me parece un acierto, pues una caja manual termina por conseguir que el conductor se tenga que involucrar más en la conducción, y eso a fin y al cabo es lo que deben conseguir este tipo de coches: que quien esté al volante se sienta protagonista de todo. El cambio tiene un tacto durito y agradable, y permite realizar los cambios de marcha con rapidez.

En cuanto al comportamiento, el Puma ST nos ha sorprendido gratamente. Primero, porque pese a su mayor altura, no es un coche torpe ni mucho menos. Es más, sus reacciones son vivas pero dóciles, y se siente más cómodo cuanto más revirada sea la carretera. Además, y frente a un Fiesta ST, nos ha gustado más el tacto de la suspensión, pues no tienes la sensación de ir dando constantemente pequeños botecitos a poco que el asfalto no esté perfectamente liso.

Con el diferencial autoblocante opcional, la respuesta del Puma a la salida de las curvas es muy buena. No tiende a perder demasiado tracción, y tampoco se notan movimientos parásitos o bruscos como sí ocurre a veces en otros coches con este tipo de diferenciales.

Aun así, la dirección requiere cierto periodo de adaptación. Primero, porque es muy directa, y cada leve insinuación tiene un efecto mayor que en otros Puma. Y segundo porque su tacto podría ser un poco más informativo y menos artificial, algo que nos permitiría sentir mejor cuánta adherencia tenemos disponible en cada momento en el eje delantero cuando vamos deprisa. Es, bajo mi humilde opinión, el único punto a revisar de un chasis que, por lo demás, sólo admite elogios. Y más todavía tratándose de un SUV.

Un interior más deportivo

En cuanto al interior, lo más llamativo son los estupendos asientos deportivos Recaro de serie que, además de cómodos, consiguen una buena sujeción en curva. El resto del interior varía poco, destacando detalles como los pedales, el volante o el pomo deportivos o una instrumentación un poco más específica. La postura al volante es muy buena, aunque un tanto elevado, algo normal en un SUV.

Ergonómicamente hablando está bien resuelto, pues hay suficientes botones para funciones básicas, por lo que la pantalla central no toma demasiado protagonismo. En cuanto a espacio, las plazas traseras son correctas para dos ocupantes, mientras que el maletero mantiene los 456 litros de serie, que está muy bien, así como el hueco que hay bajo el suelo (denominado Megabox), que está realizado en plástico duro y cuenta con un desagüe para limpiarlo con facilidad en caso de que metamos, por ejemplo, unas botas embarradas.




Fuente: https://www.autofacil.es/ford/puma/2020/11/19/nuevo-ford-puma-st-2020-prueba/59441.html

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario