Nissan GT-R NISMO 2020: herencia de la competicin

Presentado en el Salón de Nueva York, el Nissan GT-R NISMO 2020 cuenta con multitud de soluciones que la marca nipona emplea en competición para mejorar su rendimiento. Seguirá empleando el V6 de 600 CV pero con mejoras heredadas del Nissan GT-R GT3, su homólogo de carreras.

Rendimiento absoluto en circuitos y carretera, esa es la premisa con la que se ha presentado el nuevo Nissan GT-R NISMO 2020 en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York. El icónico deportivo nipón se actualiza con ajustes e innovaciones que la marca emplea en las principales competiciones de motor. En concreto, en la disputada categoría de GT3, donde compite con el Nissan GT-R GT3.

Estéticamente, el GT-R NISMO 2020 adopta varias de las soluciones que emplea la versión de competición: mucha fibra de carbono, que podemos ver en los parachoques delanteros y traseros, los guardabarros delanteros, el capó, el techo, las cubiertas de los largueros laterales, el maletero y el alerón trasero.

Todas las piezas se han mejorado para reducir el peso, aumentar la carga aerodinámica y mejorar la aerodinámica general. Solo con estas piezas exteriores se ha conseguido reducir el peso en un total de 10,5 kg, que se añaden a los 20 kg reducidos con otras actualizaciones y la incorporación de piezas nuevas.

Los guardabarros delanteros se parecen ahora a los del GT-R GT3. Las rejillas de ventilación ayudan a expulsar el aire caliente del compartimento del motor y proporcionan una carga aerodinámica excepcional en los neumáticos delanteros. Todo ello se complementa con las llantas de aluminio forjado RAYS de 20» calzadas con neumáticos Dunlop de nuevo diseño, con una banda de rodadura más ancha y menos surcos, los cuales aumentan la zona de contacto en un 11%. Gracias a ello se obtiene un mayor agarre en las curvas, una mejor respuesta de la dirección y una mayor resistencia a la rodadura en comparación con el modelo anterior.

En el interior, la principal novedad viene dada por los asientos delanteros con un diseño específico, que busca sujetar el cuerpo de la mejor manera posible y donde el material Alcantara está a la orden del día. Los elementos, así como su disposición, es idéntica a la de la generación actual.

Mejoras en los turbocompresores

Bajo el capó, el Nissan GT-R NISMO 2020 sigue confiando en el V6 de 3.8 litros y doble turbocomprensor, que desarrolla 600 CV de potencia y 652 Nm de par máximo. Se sigue ensamblando a mano y ahora cuenta con un diseño exclusivo de turbocompresor idéntico al que emplean las versiones de competición. Ahora, ceuntan con una forma modificada de la turbina y menos palas. Esto optimiza el caudal y mejora la respuesta de aceleración en un 20%, sin pérdida de potencia.

La transmisión revisada de doble embrague y 6 velocidades cuenta con un ‘Modo R’, que no solo cambia de marchas más rápido, sino que optimiza la selección de marchas, especialmente al salir de las curvas. El tubo de escape de titanio ha sido revisado y ahora está rematado con puntas azules pulidas a mano.

En cuanto al chasis, el GT-R NISMO 2020 cuenta con un nuevo ajuste de la suspensión que mejora la estabilidad en curvas, favoreciendo una respuesta más rápida al volante. Asimismo, añade un sistema de frenos firmados por Brembo, con discos carbo-cerámicos de 410mm en el tren delantero y de 390 en el trasero, para un rendimiento de frenada superlativo.

 



Fuente: https://www.autofacil.es/nissan/gt-r/2019/04/20/nissan-gt-r-nismo-herencia/49827.html

Deja un comentario