Nissan Patrol 260: trialero de pura cepa

Un auténtico hito en la historia de la automoción y el todoterreno de nuestro país, el Nissan Patrol 260 es además una fantástica base para realizar un 4×4 trialero extremo que no renuncia al uso cotidiano.

La tercera generación del Nissan Patrol 260 (serie 160) comenzó a fabricarse en España en enero de 1983.

Eran años duros, donde la industria española de automoción se abría al mundo tras oscuras décadas de aislamiento internacional.

En este contexto, algunas empresas con vocación global vieron en nuestro país el lugar ideal para invertir.

Nissan Corporation fue una de las primeras, aterrizando con fuerza en la Zona Franca de Barcelona tras adquirir Motor Ibérica, la compañía española que fabricaba camiones y tractores bajo la marca Ebro.

El Nissan Patrol 260, el segundo modelo de la factoría de Barcelona, de impecable factura y magnífico aspecto que hoy te mostramos, fue matriculado en 1991.

Tras unos primeros años de servicio como vehículo familiar en Málaga, pasó a un nuevo propietario que comenzó su preparación para todoterreno intensivo con gemelas más largas y neumáticos de 33″ (unos 84 cm).

Casi veinte años más tarde y ya muy trotado de kilómetros, cruzó la península para asentarse en Galicia, donde un entusiasta aficionado lo adoptó como compañero perfecto para dar sus primeros pasos en el mundo del todoterreno.

Tímidas mejoras en la suspensión, con ballestas flechadas y nuevas gemelas, permitieron el empleo de neumáticos de 35″ (unos 89 cm).

Largas jornadas de barro y aventura en Galicia pusieron en apuros al veterano Patrol y, tras un día duro en un empinado cortafuegos que resistió estoicamente su conquista, se tomó la decisión definitiva:

Más prestaciones, pero con una preparación integral y planificada en su totalidad desde cero para conseguir el Patrol «definitivo».

Todos los trabajos han sido llevados a cabo personalmente en su garaje por el propietario, experto técnico de mantenimiento, robando horas al descanso y a la familia durante año y medio.

Nissan Patrol 260 desmontado por completo

Nissan Patrol

A lo largo de este tiempo, el Nissan Patrol ha sido desmontado hasta la última pieza.

En el chasis se eliminaron los soportes de las ballestas, se reforzaron algunos travesaños y se soldaron los alojamientos para acoplar los nuevos tirantes de suspensión, que han recibido nuevos ejes procedentes de un Patrol GR (Y60).

Tras estos importantes trabajos, el bastidor fue chorreado en arena y recubierto de pintura en polvo, para asegurar su sellado y durabilidad; un trabajo exhaustivo pero recompensado con un impecable acabado final, mejor que nuevo de fábrica, por obra y gracia de los materiales empleados, mucho mejores que los de hace treinta años.

Afortunadamente, no fue necesario modificar los soportes del motor, porque el nuevo propulsor instalado, procedente de un Patrol GR Y61, comparte el bloque con el original.

Las ballestas fueron sustituidas por muelles helicoidales reforzados, bien controlados por amortiguadores de alto rendimiento con botella separada.

En el eje delantero se ha asegurado el tiro instalando adicionalmente topes hidráulicos de compresión que solo funcionan en el caso de saltos o máxima solicitación.

Los nuevos ejes incorporan discos de freno de gran diámetro, pinzas de doble pistón y gruesos palieres que soportarán sin queja el trato más duro y el esfuerzo al que les someterán los neumáticos de 37″ (94 cm) de diámetro, una medida cada día más demandada por los aficionados más intrépidos.

Nissan Patrol 260

El eje trasero incluye, además, de propina el bloqueo original Nissan Patrol 260 de este diferencial, por lo que solo ha sido necesario reequipar con un caro bloqueo neumático el diferencial delantero.

El sistema de dirección también fue reforzado, con barras de mayor diámetro y una bomba hidráulica más capaz, para afrontar los enormes esfuerzos que demandan las gigantescas ruedas.

Aprovechando la necesidad de fabricar tirantes de suspensión a medida, se incrementó la distancia entre ejes en nada menos que 28 centímetros, dejando una batalla cercana a la de un Patrol de cinco puertas.

Este importante detalle técnico no solo recorta drásticamente los voladizos delanteros y trasero, sino que resulta crucial para asegurar la estabilidad del vehículo tanto en carretera como en los pasos más salvajes de franqueo.

En la carrocería ha sido necesario recortar chapa para albergar espacio y nueva ubicación en sus extremos a las ruedas, y al objeto de cumplir con la Directiva europea de revestimiento se han fabricado guardabarros a medida, trasplantando, con gran ingenio y muchísimo trabajo, las aletas ensanchadas de chapa originales de un Patrol GR.

La exhaustiva restauración ha incluido aplicar en la carrocería impermeabilización interior y pintura antióxido (y anti-gravilla) en el exterior de la parte baja de la carrocería.

Finalmente, se ha revestido la chapa del piso de material insonorizante, colocado nuevos paneles interiores y tapizado todos los asientos, ya que este Patrol mantiene sus cinco plazas originales.

No se ha olvidado la instalación eléctrica, que se ha cambiado en prácticamente su totalidad, canalizando la instalación trasera por el interior del coche (bajo el chasis originalmente), al objeto de evitar roturas o fallos de suministro eléctrico.

Los ajustes finales del vehículo llevaron su tiempo, y la ubicación exacta de los tirantes, barra Panhard, caja de dirección y barras de dirección, muchas de ellas fabricadas a medida, exigieron modificaciones y pruebas para asegurar su correcta cinemática.

Finalmente, la calidad y buen funcionamiento del Patrol fue acreditada por el Servicio Técnico de reformas Idiada, tras un completo día de pruebas dinámicas en la pista en ensayos. Gracias a ello, este Nissan ya ha superado la ITV y dispone de una nueva ficha técnica con nada menos que tres hojas donde se han anotado todas y cada una de las reformas.

Nissan Patrol 260: A bordo de la bestia

Nissan Patrol 260

Ponerse al volante de este Patrol requiere agilidad y buena forma física, y eso que, también por exigencia de la homologación, se han instalado unos prácticos estribos de acceso que facilitan notablemente la tarea.

El puesto del conductor es acogedor, con el nuevo volante deportivo colocado en el punto justo para llevar los brazos descansados.

La visibilidad del entorno es buena y, gracias a los cortos desarrollos del cambio y la potencia del motor, el coche acelera con decisión y se mueve con agilidad desde parado.

En carretera mantiene cruceros razonables de entre 100 y 110 km/h, muy adecuados para los tiempos que corren, con un consumo medio de 13,5 litros de gasóleo cada cien kilómetros y un aceptable confort de marcha.

Si embargo, el ruido del viento resulta elevado, especialmente por causa del arco de seguridad exterior y la toma elevada de admisión.

Nos comenta su propietario que el fin de semana anterior a nuestra prueba asistió a una dura ruta invernal que, con viaje de ida y vuelta, supuso más de 500 kilómetros de autovía y pistas, y todo ello sin la más mínima incidencia, hazaña notable para un vehículo con casi 30 años de antigüedad con abundantes modificaciones.

Un detalle importante para asegurar el éxito de las rutas es ajustar la presión de los neumáticos en función del terreno.

En este caso, el propietario nos comenta que para carretera hincha los cuatro neumáticos a dos bares, mientras que cuando entra en pista reduce normalmente a 1,5 bares, pudiendo bajar a 1 bar, o incluso menos, para abordar cortafuegos o exigentes zonas de franqueo con superficies deslizantes, las más habituales en Galicia.

Aunque la preparación no está pensada para rally-raid, este Patrol devora cualquier tipo de pista y camino a buen ritmo y con un confort muy superior al del vehículo original.

El motor ofrece buena potencia a medio régimen y, conduciendo en marchas largas y con tracción trasera, resulta muy divertido y eficaz, pues los amortiguadores sujetan bien las oscilaciones, y podemos jugar con los balanceos de la carrocería (razonables, para un coche sin barras estabilizadoras) y con el volante para ir dibujando las curvas a base de gas.

Por supuesto, la distancia libre al suelo resulta más que generosa, y no ha sido necesario «blindar» los bajos con pesadas planchas para abordar sin miedo roderas y grandes barrizales con profundas huellas de tractor, que se superan sin dificultad.

Pero estamos deseando llegar a zonas de auténtico franqueo para buscar los límites al coche.

Los ángulos de ataque y salida de la carrocería son casi de noventa grados (para la prueba se había desmontado el preceptivo anti-empotramiento trasero), con lo que podemos abordar raíces y escalones de considerable tamaño sin preocuparnos por enganchar los parachoques.

La reductora resulta imprescindible en estos abruptos escenarios, y el motor dispone de buena potencia a bajo régimen para despachar con elegancia los pasos que abordamos.

Los recorridos de suspensión son enormes, y las ruedas se adaptan como una lapa al terreno, resultando muy difícil dejar alguna de ellas en el aire, con lo que se evitan peligrosas inclinaciones de la carrocería.

Lo más sorprendente es la facilidad con la que e ste Patrol despacha zonas «imposibles», cortafuegos y trampas de barro que a priori parecían infranqueables, al menos para nuestra experiencia, a paso lento y con total control, con el as en la manga que siempre supone la posibilidad de bloquear uno o los dos diferenciales.

Su propietario nos comenta entusiasmado, al final de la prueba, que las zonas que acabábamos de superar resultaban peligrosas, y algunas insalvables, con este mismo vehículo antes de las reformas.

Además y con su acertado tono bicolor de pintura, este Nissan Patrol 260 resulta muy atractivo y un imán para las miradas allá por donde pasa.

El creador: Carlos Iglesias

Nissan Patrol 4260
  • El Ferrol (La Coruña), 1976.
  • Residente en Abegondo (La Coruña).
  • Técnico en equipos electrónicos y trabajador en taller de metal.

¿Cómo te enganchaste al 4×4? 

Después de muchos y variados hobbies, siempre relacionados con el mundo del motor, quads, motos, circuito, karts€ hace unos diez años el 4×4 me atrapó. Disfruto muchísimo, tanto conduciendo como con la preparación del coche. Ahí seguimos, y cada día con más ganas de pasarlo bien.

¿Por qué elegiste el Nissan Patrol 260?

Fue mi primer todoterreno. Me decidí por este modelo por recomendaciones de amigos. Personalmente me gusta mucho, he visto unas cuantas preparaciones y me parece muy fiable. Además, su estética me gusta más que la del Patrol GR.

¿Por qué esta preparación?

Para mí lo más importante era que el coche tuviera muy buenas aptitudes 4×4 extremas. Pero también quería poder usarlo a diario y transitar cómodamente en largos desplazamientos por carretera para asistir a las rutas, ya que siempre me desplazo conduciendo el coche.

¿Qué es lo que más te gusta del Nissan Patrol 260?

Sin ninguna duda, el acabado final. Antes de comenzar los trabajos, allá por marzo de 2017, tenía una idea muy clara de lo que buscaba y el aspecto final que me gustaría que tuviese el coche.

Tras todos los ajustes y cambios que he tenido que ir haciendo sobre la marcha, creo que he conseguido lo que buscaba. Y, sobre todo, puedo decir que es un proyecto 100% Made in Jalpon, 100 % fabricado en casa.

¿Qué es lo que menos te gusta del Nissan Patrol 260?

La verdad es que no sabría decirlo. He construido el coche de mis sueños, con todo lo que quería y, además, con mis propias manos. No puedo pedir más.

¿Qué es lo próximo a mejorar?

Aunque pienso que esta preparación sí es la definitiva, creo que para el futuro lo único que podría plantear es la sustitución del motor por otro más potente.

Nissan Patrol

Coste de la preparación:

Precio del Nissan Patrol 260 usado: 5.000€ + 18.630 de la preparación

Motor

  • Motor R28 Turbo usado, 2.500 euros
  • Intercooler de alta capacidad, 200 euros
  • Acoplameinto viscoso del ventilador nuevo con reglaje específico, 100 euros
  • Toma elevada de admisión artesanal de acero inoxidable, 100 euros
  • Bomba eléctrica adicional, 60 euros
  • Ventilador Spal, 100 euros
  • Bomba de combustible y turbo modificados, 800 euros

Frenos

  • Juego completo de latiguillos nuevos, 150 euros
  • Tuberías fabricadas a medida, 120 euros
  • Reconstrucción completa de pinzas de freno delanteras y traseras, 200 euros

Dirección

  • Amortiguador de dirección Profender RTC, 140 euros
  • Barras de dirección fabricadas a medida y reforzadas,150 euros
  • Modificación mangueta izquierda para trasladar reenvío de dirección, 180 euros
  • Caja de dirección de Ptrol GR Y61, 200 euros
  • Bomba de dirección modificada, 150 euros

Transmisión y cambio

  • Bloqueo de diferencial delantero ARB Air locker, 850 euros
  • Semi-eje delantero de transmisión fabricado a medida, 200 euros
  • Semi-eje trasero de transmisión de doble cruceta a medida, 150 euros

Suspensión

  • Cuatro tirantes de suspensión delantera, 550 euros
  • Cuatro tirantes de suspensión trasera, 500 euros
  • Dos ejes completos y reciclados de Nissan Patrol GR Y60, 800 euros
  • Cuatro muelles helicoidales King +50 mm, 450 euros
  • Amortiguadores Profender regulables, con depósito separado, 940 euros
  • Cuatro topes de compresión hidráulicos Profender (delanteros y traseros), 480 euros

Neumáticos y llantas

  • Cuatro neumáticos Fedima VJ910, en medidas 37 x 12,5 x 17″ 113Q, 700 euros
  • Cinco llantas Monster beadlock de aluminio, en medidas 9 x 17″, 1.000 euros
  • Separadores de rueda de 30 mm de espesor y doble centrado, 120 euros

Navegación / Electrónica / Sistema eléctrico

  • Radio monitor BT, 60 euros
  • Cámara de visión trasera, 40 euros
  • Emisora de radio 27 MHz Alan 48Plus, 120 euros
  • Antena de radio CB Santiago 600, 50 euros

Carrocería

  • Aletines, 150 euros
  • Guardabarros completos y aletas de Patrol GR Y60, 500 euros
  • Paragolpes delantero metálico, 300 euros
  • Paragolpes trasero artesanal, 100 euros
  • Barras antivuelco exteriores artesanales, 500 euros
  • Cristal único trasero, 150 euros

Interior:

  • Asientos deportivos delanteros (no homologables), 650 euros
  • Volante deportivo de cuero OMP, Ø350 mm, 100 euros
  • Consola artesanal para relojes e interruptores, 50 euros
  • Relojes de presión de turbo, temperatura de gases escape y aceite, 100 euros
  • Insonorizado y tapizado completo interior de puertas, suelo y maletero, 300 euros

Rescate

  • Cabrestante delantero Runva 9.500EX Q, mando interior, inalámbrico y cable de fibra, 750 euros
  • Cabrestante trasero HPS 12.000, mando  interior, inalámbrico y cable fibra, 400 euros
  • Eslingas, polea, grilletes y demás material de rescate, 500 euros
  • Compresor de aire con calderín, 120 euros

Varios

  • Gastos de homologación e ITV, 1.800 euros
  • Aproximadamente 1.500 horas de mano de obra sin cuantificar
Nissan Patrol 260

Ficha técnica del Nissan Patrol 260

Motor

  • Tipo: Nissan RD28 Ti. Bloque y culatas de hierro (serie: RD28)
  • Ciclo Diésel
  • Disposición: Seis cilindros en línea. Delantero, longitudinal
  • Diámetro x carrera: 85 x 83 mm. Cilindrada: 2.826 cm3
  • Distribución: Árbol de levas, doce válvulas en la culata
  • Alimentación: Inyección mecánica indir. con bomba lineal, turbocompresor e intercooler (serie, sin turbo ni intercooler)
  • Potencia máxima: 130 CV @ 4.000 r.p.m.
  • (motor de serie: 95 CV a 4.800 r.p.m.)
  • Par máximo: 252 Nm a 2.000 r.p.m. (motor de serie: 169 Nm a 2.400 r.p.m.)

Transmisión

  • Embrague: Monodisco, en seco
  • Caja de cambios: FS 5R 30. Manual, 5 velocidades
  • Relaciones: 1.ª: 4,061. 2.ª: 2,357. 3.ª: 1,490. 4.ª: 1,000. 5.ª: 0,862. M.A.: 4,125
  • Tránsfer: tipo TX12A
  • Dos velocidades: largas 1:1; reductora 2,02:1
  • Relación de grupos: 5,14:1 (serie: 4,63:1)
  • Tracción: Propulsión trasera con eje delantero conectable manualmente. Liberadores de cubos de rueda delanteros manuales (serie: sin liberadores). Bloqueo manual de diferencial delantero y trasero (serie: sin bloqueos)

Suspensiones

  • Delante: Eje rígido, muelles helicoidales, brazos longitud. y barra Panhard. Amortig. de gas con depósito separado (serie: ballestas semielípticas y amortig. hidráulicos)
  • Detrás: Eje rígido, con muelles helicoidales y cuatro tirantes longitudinales. Amortig. de gas con depósito separado (serie: ballestas semielípticas y amortig. hidráulicos)

Dirección

  • Asistida por recirculación de bolas. Bomba de asistencia y barras de dirección reforzadas

Frenos

  • Discos vent. delante Ø295 mm y discos detrás Ø316 mm (serie: discos del. Ø240 mm y tambores detrás Ø230 mm). Amplificador de frenada de vacío

Ruedas

  • Llantas: 9 x 17″ y separadores de doble fijación y 30 mm de espesor (serie: llantas de 6 x 16″)
  • Neumáticos: 37,5 x 12,5 R 17″ 124 Q. (serie 215/ 75 x 16″)

Bastidor

  • Carrocería: Largueros y travesaños en escalera. Cabina cerrada con techo duro de fibra. Arco de seguridad contra vuelco exterior (serie: sin arco)

Dimensiones

  • Longitud: 4.110 mm (serie 4.150 mm)
  • Anchura: 2.060 mm (serie 1.790 mm)
  • Altura: 2.090 mm (serie 1.840 mm)
  • Distancia entre ejes: 2.630 mm (serie: 2.350 mm)
  • Vía del. / tras.: 1.720 / 1.720 mm (serie 1.415 / 1.405 mm)
  • Peso en orden de marcha: 2.345 kg (serie 1.845 kg)
  • Voladizo posterior: 785 mm (serie: 1.070 mm)
  • Capacidad del depósito de combustible: 82 litros
  • Plazas de asiento: 5

Fuente: https://www.autofacil.es

Deja un comentario