Prueba Nissan Micra DIG-T 117 Tekna 2020: urbano con argumentos

La versin ms potente del Nissan Micra equipa un motor 1.0 Turbo de 117 CV que le convierte en un modelo agradable y gil, y sin que el consumo se dispare.

Las nuevas normativas sobre emisiones han provocado que, en la actualidad y salvo excepciones como el Volkswagen Polo GTI, la mayoría de las marcas hayan optado por quitar las versiones deportivas de sus modelos urbanos. Así, ahora quien quiera un urbano potente tendrán que conformarse con variantes de unos 115-130 CV como este Micra, con un buen nivel de equipamiento. La parte negativa es que sus prestaciones, sin ser malas, no impresionan; la buena, que para eso no hace falta realizar importantes modificaciones en el chasis y que el consumo se puede mantener en márgenes razonables.

Así es la gama del Nissan Micra 2020

Está formada por una sola carrocería de cinco puertas y dos motores de gasolina de 1.0 litros y sobrealimentados por turbo. Sólo el propulsor de 100 CV puede llevar cambio manual o automático de variador continuo por 1.200 euros más. Hay cinco niveles de acabado: Visia, Acenta, N-Connecta, Tekna y N-Sport.

  • Nissan Micra 1.0 IG-T, 101 CV, desde 17.225 euros
  • Nissan Micra 1.0 DIG-T, 117 CV, desde 18.875 euros

En marcha: mejor por motor que por chasis

Esta versión del Micra cuenta con un motor 1.0 turbo de tres cilindros con 117 CV y cambio manual de seis marchas correcto en general. Este propulsor responde con suficiente intensidad desde bajas revoluciones, y eso que se aprecia cierto retraso en la respuesta del turbo por debajo de 2.500 rpm. Sin embargo, su ligereza -1.170 kilos- le permite ganar velocidad con bastante facilidad. Este 1.0 es también bastante bueno en lo que a consumo se refiere: es fácil moverse en medias de unos 6 L/100 km. No es un motor especialmente ruidoso, ni vibra demasiado, pero podría ofrecer un poquito más de refinamiento.

Por comportamiento, el Micra cuenta con una suspensión un tanto blanda que le resta un poco de eficacia en zonas de curvas y, además, la dirección también tiene un tacto un tanto artificial. Pese a ello, sus reacciones son nobles y predecibles, por lo que una vez acostumbrados a sus particularidades no plantea ningún  problema. Por otro lado, esa suavidad de suspensión le convierte en un modelo razonablemente cómodo.

Por lo demás, el Micra está realizado sobre la plataforma B de la alianza Renault-Nissan, la misma que empleaban los anteriores Renault Clio y Captur. Las nuevas generaciones de ambos modelos de Renault usan la CMF-B, que también utiliza el nuevo Juke y que está preparada para contar con versiones electrificadas.

Por dentro: tiene personalidad y un buen maletero, pero…

El interior del Micra más potente no se diferencia en nada frente al de otro Micra de 100 CV con el mismo nivel de acabado. El puesto de conducción no plantea complicaciones porque es fácil dar con una buena postura, y porque los mandos están dispuestos de forma lógica, con botones físicos para manejar las principales funciones del equipo de sonido o del climatizador. Eso sí, hay ‘botones’ dentro de la propia pantalla central que son demasiado pequeños, y la resolución de la pantalla no es tan buena como la de otros rivales.

Por calidad, el Micra cuenta con materiales agradables en la zona superior del salpicadero y los ajustes son buenos. Sin embargo, falla en detalles como la simple iluminación interior, la falta de tapizado y de luz en la guantera, los remates de los plásticos en las zonas menos visibles…

Por espacio, ofrece un buen maletero de 300 L -por encima de la media-, pero las plazas traseras son de las más estrechas del segmento.

Veredicto

El Micra es un modelo equilibrado y bien equipado, pero es más caro que sus rivales y  podría mejorar en algún detalle de calidad o espacio detrás. Con este motor va muy bien.

 




Fuente: https://www.autofacil.es/nissan/micra/2020/02/15/nissan-micra-dig-t-117/54714.html

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario