Primera prueba del Toyota Yaris hbrido 2020

Salvo el nombre, todo es nuevo en el Toyota Yaris 2020: plataforma, motor, batera… Y estos cambios ha dado como resultado una gran mejora en todos los sentidos.

En 2012, Toyota puso a la venta el primer híbrido puro del segmento B y, en estos ocho años, ninguna marca se ha atrevido a darle réplica; sólo Honda con el Jazz, aunque su primera generación era menos sofisticado que el Yaris. Y lejos de relajarse, la marca japonesa le ha dado una vuelta de tuerca a su sistema híbrido para mejorar uno de sus principales defectos, las prestaciones en carretera. Ahora incorpora un nuevo bloque de gasolina tricilíndrico de 1.5 litros, que deriva directamente del 2.0 empleado en los Corolla y C-HR -es el mismo, con un cilindro menos- y desarrolla 91 CV.

En la parte eléctrica encontramos una batería de iones de litio que es completamente nueva, desarrollada por Toyota y Panasonic, junto a dos motores eléctricos y una unidad de control. Esta última es la parte fundamental del sistema, pues determina todo el funcionamiento del sistema híbrido. Una de las novedades más importantes es que el Yaris puede circular con el motor de combustión apagado hasta a 130 km/h, siempre y cuando las condiciones sean favorables -carretera llana o cuesta abajo, por ejemplo-. Cabe reseñar que en ningún caso puede alcanzar dicha velocidad sólo con electricidad, a diferencia de algunos híbridos enchufables.

El sistema se completa con dos generadores eléctricos, entre los cuales se integra el engranaje planetario que hace las veces de caja de cambios. Como curiosidad, uno de estos motores-generadores es el encargado de mover las ruedas cuando se selecciona la marcha atrás, así como de actuar de motor de arranque para el propulsor térmico.

En la práctica, el Yaris desarrolla un 15% más de potencia combinada que su antecesor y tiene un consumo un 20% inferior. Además, conserva los 36 L de depósito de gasolina, de modo que su autonomía es claramente superior -en teoría, podría estar cerca de los 1.000 km-.

Otro aspecto positivo de esta nueva generación hacer referencia a la seguridad, tanto activa como pasiva. Respecto a la primera, va a contar de serie con un control de crucero adaptativo inteligente y un sistema de mantenimiento de trayectoria. Y en cuanto a la pasiva, es el primer modelo del segmento en equipar un airbag central entre los asientos delanteros -evita que los ocupantes puedan chocar entre sí-.
 

Toyota Yaris híbrido 2020: así es por dentro

En el habitáculo, la evolución respecto al anterior Yaris es notable. La calidad percibida es mayor, además de presentar una ordenación de los mandos muy lógica, de modo que es fácil hacerse a ellos.

También ha dado un paso adelante en lo que a equipamiento se refiere, para ponerse a la altura de sus rivales… e incluso por encima. Por ejemplo, puede equipar un freno de mano eléctrico, una instrumentación digital y un sistema de proyección de información en el parabrisas Head-up Display de 10″, un elemento poco común en el segmento B.

En lo que respecta a la habitabilidad, gracias al aumento de la distancia entre ejes -50 mm-, el espacio para las piernas es similar al del Corolla. Además, la parte trasera de la banqueta está más baja -la batería está bajo la parte delantera-, con lo que se gana altura. Por último, la capacidad del maletero no ha sido desvelada, si bien la marca dice que será muy similar al de su antecesor, con 286 litros.

Toyota Yaris híbrido 2020: así va

El anterior Yaris tenía aspectos dos aspectos claramente mejorables: uno, que su tacto de conducción no era comparable al de un Seat Ibiza, por ejemplo; y dos, que el sistema de propulsión híbrido daba unas prestaciones pobres en carretera. El nuevo modelo ha subsanado estos dos problemas con el empleo de una plataforma nueva y con una mecánica más potente.

Conviene señalar que la primera toma de contacto ha sido breve -unos 75 km- y con unidades preserie, que no se corresponden en algunos aspectos con las que llegarán a los concesionarios. En cualquier caso, el Yaris transmite un tacto sólido, con buenos ajustes, y una dirección que transmite más que en otros modelos de la categoría.

Durante la toma de contacto, con mucha ciudad, carreteras de segundo orden con muchos desniveles y una conducción normal, el ordenador nos ha mostrado un consumo de 4,0 L/100 km, una cifra muy buena.

En la parte negativa, la insonorización del habitáculo ha mejorado respecto al anterior Yaris, si bien se sigue escuchando con nitidez el motor en aceleraciones intensas. Por otra parte, la visibilidad trasera ha empeorado debido al pequeño tamaño de la luneta.

Ficha técnica: Toyota Yaris 1.5 Hybrid Dynamic Force

Motor Gasolina, 3 cilindros, 1.490 cc
Potencia máx. combinada 116 CV
Par máximo 120 -térmico-/141 Nm -eléctrico-
Cambio Automático, una velocidad
Tracción A las ruedas delanteras
Suspensión del./tras. McPherson / eje torsional
Dimensiones 3.940 / 1.750 / 1.470 mm
Peso N.d.
Neumáticos 205/45 R17
Velocidad máx. 175 km/h
0-100 km/h 10,5 s
Consumo combinado (WLTP) 3,7 L/100 km

 



Fuente: https://www.autofacil.es/toyota/yaris/2020/02/14/primera-prueba-toyota-yaris-hibrido/54704.html

Deja un comentario